• La última guarida del mítico carrusel

    Recordado por los chilenos por una escena de la película "Sexo con amor" y luego de años de historias en Santiago, los caballitos llegarán hasta Antofagasta. Así será su futuro en el norte.

    El carrusel de la película "Sexo con Amor" será parte de una decoración que trasladará a los amantes al fondo del mar. Habrá peces y moluscos. Neptuno aparecerá por un costado con una sonrisa de diablo. En esa ambientación de acuario mitológico, girará el famoso carrusel de caballitos de mar que remató el hotel Valdivia, por casi nueve millones de pesos.

    La cabaña que cobijará al carrusel, es una más de un singular refugio que asemeja un decorado de una película de Hollywood. Detrás de las puertas podríamos hallar los estudios de la Twentieth Century Fox donde se rodó Cleopatra, que inmortalizó a Elizabeth Taylor y a Richard Burton; sin embargo, estamos en una zona periférica de Antofagasta.

    Desde hace un tiempo y por efecto del cobre, en esta ciudad las construcciones pasaron de someras a grandilocuentes; el motel "El Cairo" no es la excepción. Aquí hay esfinges, pirámides y un obelisco que alcanza los 12 metros.

    El viaje a la antigüedad comienza desde que nos abren las puertas. "Buenas tardes, somos periodistas", unos vecinos con traje de guardia de seguridad de una pequeña fábrica que colinda con el motel nos miran y ríen de manera cómplice. Somos cinco personas en un auto.

    Cleopatra, Ninfa y Mesalina nos dan la bienvenida. Estas féminas son algunas de las protagonistas de la ornamentación. Las chicas egipcias fueron armadas con plumavit y terminaciones de arena con cola fría.

    Las habitaciones mantienen pintados motivos griegos en las paredes; al interior de éstas, hay jacuzzis con pétalos de rosas en los bordes, fuentes donde escurre agua y caños de bronce. Las camas tienen detalles de inspiración solemne en sus bordes. Los espejos son recatados; aunque hay también de los grandes. Una mujer nos invita al hall principal del recinto. Angélica Alcaíno es la administradora de este motel que se inauguró hace aproximadamente tres años.

    Inspirados en los feos

    Mientras conversamos sobre la posibilidad que una modelo pose en la instalación, Cristián Enríquez, el dueño del motel, irrumpe en nuestro diálogo y entusiasta nos explica que han intentado cambiar el concepto de motel como un simple matadero. Acá vienen las parejas, los recién casados; inclusive gente de la tercera edad, quienes sólo desean pasar una noche y disfrutar de lo que entrega este recinto".

    El señor disfruta cada palabra de lo que dice. Se nota que el motel es su sueño hecho realidad.

    Hablando rápido, Enríquez revela el propósito de uno de los moteles más excéntricos del norte con una inversión que bordea el millón de dólares. "Este lugar lo hice pensando en una mujer; en cómo llegar a ellas. Esto fue creado para el hombre que le cuesta conquistar, para el hombre feo (ríe y luego piensa). Dicen que los ricos conquistan con plata y los pobres con mentira", dice con cara de duda.

    Mirando un avión Jumbo en miniatura que tiene en la oficina, Enríquez continúa: "Cuando partí con esta idea siempre yo pensé en la mujer; en cómo conquistarla. Hay mucha gente como uno. No, no somos muy agraciados, pero sí tenemos actitudes y sabemos expresarnos ante las féminas. En este caso el hotel tiene que aportar algo para el coqueteo".

    Dice levantando las cejas, que una buena invitación para una mujer después de una cena, es ir a un motel. "Vamos, sin compromiso", agrega con voz de Humphrey Bogart en Casablanca.

    Respecto a las extravagantes 16 habitaciones que alberga este recinto, explica que todas tienen nombres de dioses griegos, romanos y egipcios. "Cada una tiene cualidades distintas, las que convergen a la hora de la relación de la pareja. Ahora implementaremos seis piezas más con distinta temática, pero sin lugar a duda la que nos tiene más expectantes es la habitación Neptuno, pues albergará al famoso carrusel".

    La inauguración de esta habitación será el 15 de julio. Enríquez espera la presencia de la actriz Sigrid Alegría. "Haremos algo inolvidable. Convocaremos prensa local y de Santiago; habilitaremos un día en la semana para que la comunidad pueda acudir y tomarse fotografías con los caballitos. Será al espectacular", levanta la voz, entusiasmado.

    El célebre artefacto fue adquirido en el remate del hotel Valdivia. "Nosotros sabíamos un mes antes que el Valdivia estaba cerrando porque se lo compró una constructora; así nos pusimos en campaña para juntar la plata. Sabíamos lo que el carrusel significa para la memoria colectiva y lo que iba a costar".

    En la oportunidad, no sólo consiguió este preciado artículo en donde la actriz Sigrid Alegría y Patricio Contreras subieron la temperatura hace casi 10 años en los cines, sino que también compró un cobertor que tenía bordado una figura de un sarcófago. "En ese cubrecama se acostaron hartas celebridades del país, entre ellos algunos ministros", dice Enríquez abriendo los ojos.

    ¿Qué le dijeron cuando usted dijo que era de Antofagasta?

    "Se fue para dónde está la plata"; el problema es que en el tema del transporte nos querían cobrar una millonada de pesos. Lo bueno es que teníamos un contacto con un amigo y el camión con el carrusel arribará en los próximos días.

    En cuanto a la mantención del armatoste dice que "los cuidados son importantes porque este aparato tiene un motor que hace que giren los caballitos, además hay que limpiarlo y pintarlo otra vez; además vendrán técnicos de la capital a instalarlo".

    De esta manera, Enríquez se transformará en el tercero dueño del carrusel. Antes, la dueña del hotel Valdivia fue a presenciar un show de un circo en la década del 60. La mujer quedó prendada y luego lo compró e instaló en una de sus piezas que tenía la temática de agua. En el hotel Valdivia el carrusel se transformó en leyenda urbana.

    La decoración marina se mantendrá en el nuevo hogar del motel. "Los pasajeros se sumergirán en una mini ciudad griega. Los transportaremos dentro del mar con los caballitos, con peces y por supuesto con Neptuno. En la cama habrá una concha grande de mar y en la entrada del estacionamiento estará la portada para que nos diferencien como la perla del norte. A lo anterior, súmenle la presencia de los caballitos de mar. Será increíble", dice frotándose las manos.

    ¿Y en cuánto tiempo piensa recuperar la inversión?

    "Ocho meses más o menos".

    Enríquez no tiene muy claro el valor por pasar la noche en la habitación Neptuno, sin embargo, adelanta que será sobre los 60 mil pesos.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
1