• "Me quedé con el crédito pero nunca vi la plata"

    Chuck Mosley, ex vocalista de Faith No More y llamado el "padrino del rap metal", contó a qué mostrará en su debut en Chile.

    La de Chuck Mosley es una de esas historias inconclusas del rock, aquellas que en retrospectivo puede que no ocupen el lugar más destacado, pero que no por eso dejan de ser trascendentes. Nacido en Hollywood en 1959, transitó por varias bandas californianas de los años 80 antes de convertirse en vocalista de Faith No More -reemplazando en ese puesto a Courtney Love-, donde estuvo por tres años y dos discos antes de su abrupta y algo confusa salida del grupo, en 1988. Y mientras el conjunto iniciaba su etapa más exitosa, con Mike Patton en el micrófono, Mosley comenzó a cantar en la influyente banda hardcore punk Bad Brains, donde estuvo hasta 1992.

    Desde entonces, Mosley ha iniciado una serie de aventuras musicales con dispar suerte, pese a que los fans de FNM no olvidan los éxitos que dejó a su paso -con "We care a lot" a la cabeza-, y a que grupos de los 90 como Korn y Limp Bizkit siempre lo citaron como una de sus principales influencias, lo que le dio el título de "El padrino del rap-metal".

    "No sé si me gusta ese título, pero es lo que pasa con todas las personas que son originales: nunca obtienen la recompensa que merecen. En mi caso me quedé con algo del crédito, pero nunca vi la plata", dijo a hoyxhoy Mosley, al teléfono desde su casa en Cleveland (EE.UU.). Allí, divide su tiempo entre su trabajo como chef de algunos restaurantes, su familia y una intermitente carrera musical, cuyo último registro fue "Will rap over hard rock for food" (2009), disco de elocuente título que lo traerá por primera vez a Santiago este 26 de julio, cuando se presente junto a su proyecto V.U.A. en el Club Kmasu, y al día siguiente en El Huevo de Valparaíso.

    "Lo que más he querido hacer en los últimos diez años es salir de gira, y Billy Gould fue quien me contactó con un par de personas que me ayudaron a hacerlo, así que estoy muy agradecido de él", dijo el músico sobre el bajista de Faith No More, que lo acompañará en sus tocatas en Chile con su banda paralela The Talking Book.

    ¿Por qué no habías venido antes a Chile, Chuck?

    "Will rap over hard rock for food" lo empezamos a trabajar en 1998, y no lo terminamos por diversas razones que no quiero especificar, pero cuando estuvo listo, en 2009, el sello cerró, antes de que pudiéramos hacer videos o una gira.

    ¿Cómo es el show que traes a Santiago y Valparaíso?

    Vamos a tocar de todo: música de nuestro último disco, material solista y quizás un par de cosas de Faith No More. Pero te puedo asegurar que haremos todo lo posible por mostrar un gran show, porque hemos esperado mucho tiempo para salir a tocar.

    Con Gould son muy amigos. ¿Cómo es tu relación con los otros Faith No More?

    Adoro a Billy, adoro a Mike y adoro a Roddy, que de hecho es el padrino de mi hija mayor. Tuvimos problemas en el pasado, pero ya no.

    ¿En que está la autobiografía que estás escribiendo?

    En este momento voy en la parte en que tengo 22 años y

    estoy en FNM, así que me tomará algo de tiempo, jajaj.

  • Cuatro montajes por los DD.HH.

    El festival de danza Escena 1 estrenará obras inspiradas en el golpe militar.

    Este jueves 4, y hasta el 14 de julio, se realizará en Santiago la segunda versión de Escena 1, festival internacional de danza contemporánea que presentará trabajos locales y extranjeros es el GAM, Matucana 100 y en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. En éste último recinto se desarrollará uno de los puntos más llamativos del encuentro, y de carácter gratuito: el estreno de cuatro montajes chilenos, seleccionados en una convocatoria para conmemorar los 40 años del golpe militar a través de la danza.

    "Crónica de una sonata", de Karin Encina, rescata algunos conceptos ideológicos que llevaron a movimientos como el MIR y Lautaro a subvertirse contra el régimen militar. En la obra convergen la danza y las artes visuales, proyectando reflexiones sobre la sociedad. Por otra parte, "Marea", de la coreógrafa Ana Carvajal, cruza temas como la desaparición del cuerpo, la vida y la muerte.

    "Aeropuerto 362", de la directora Katalina Mella, habla sobre la experiencia compartida de una madre embarazada y su hija durante el golpe. Las intérpretes, madre e hija reales, exploran la experiencia de la madre de 18 años, quien fue amedrentada por allanamientos.

    "Fumando espero", en tanto, de Alexandra Mabes, se ambienta en 1981, cuando la vedette española Maripepa Nieto - presunta amante de uno de los cabecillas de la CNI- deslumbra a los televidentes bailando en el programa "Sabor latino".

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24