• El pesimismo podría estar determinado por nuestra genética

    Sin embargo, un experto opinó que esta disposición puede cambiar.

    Las personas que suelen ver el vaso medio vacío, o cuyos pensamientos se ven teñidos por una nube negra, estarían predispuestas por genética. Así lo estableció una nueva investigación publicada por la revista Psychological Science de la Asociación de Ciencia Psicológica. "Los resultados sugieren que las personas experimentan los aspectos emocionales del mundo a través de cristales teñidos con genes", dijo Rebecca Todd de la Universidad British Columbia. Y agregó: "Estas variaciones biológicas a nivel genético pueden desempeñar un papel importante en las percepciones individuales de la gente".

    El gen en cuestión es el ADRA2b, que influye en un neurotransmisor llamado norepinefrina. Ésta molécula desempeña un papel vital en la formación de las memorias emocionales, pero en este estudio se ha demostrado que además influye en la percepción del tiempo real.

    En este estudio participaron 200 personas, a las cuales se les mostró una serie de palabras positivas, negativas y neutrales. Los que tenían este gen eran más propensos a notar las palabras negativas, mientras que todos fueron capaces de captar las palabras positivas más que las neutrales. "Estas personas podrían estar más propensas a ver caras enojadas en una multitud; al aire libre detectan rápidamente los peligros potenciales como las rocas o los terrenos resbaladizos", explicó Todd.

    Más que genética

    Para el psicólogo Claudio Araya, docente de la Universidad Adolfo Ibáñez, el pesimismo es afectado por una mezcla de factores: la biología, la cultura, la educación, los estados de ánimo, etc. "Uno podría tener el gen del pesimismo, pero si no se gatilla por el medio existe una posibilidad de que ese gen no se manifieste", dijo. En ese sentido, explicó que "diversos estudios han demostrado la plasticidad del cerebro, por lo que es más importante el aprendizaje y el entrenamiento que la disposición biológica".

    Es por eso que hay ciertas terapias psicológicas que pueden trabajar el pesimismo. Araya cuenta que una de éstas es "mindfulness", que pone atención plena en el presente. "La práctica te lleva a lo que te está ocurriendo aquí y ahora, y trata de analizar los problemas activamente", indicó Araya.

    Terapia psicológica que pone atención plena en el presente para resolver los problemas.

    Mindfulness

    es el gen que podría determinar la disposición pesimista de las personas.

    ADRA2b

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24