• Seguidilla de sismos mantiene en alerta a los iquiqueños

    Siguen con su vida normal, pero atentos a que algún terremoto sacuda su ciudad. Las sirenas que se activan en caso de emergencia para que evacuen hacia los sectores más altos les dan tranquilidad.

    "Con la costumbre y los años no le tengo miedo a los temblores", afirmó a hoyxhoy Juan Flores, un iquiqueño de 34 años que trabaja a más de diez metros de altura. Él opera una grúa torre, aquellas con las que se construyen edificios y ha sentido los sismos que afectan a la ciudad nortina desde lo alto.

    A su familia le preocupa lo que le pueda pasar trabajando, pero él está tranquilo porque conoce las medidas de precaución que debe tomar si es que hay un terremoto. Tendrá que bajar tal como lo hace todos los días, por una escalera interna de la grúa, pero "después de que deje de temblar", acotó Flores.

    Hace una semana que el norte no para de moverse y la Tierra de Campeones se prepara para un eventual sismo de mayor intensidad, que nadie sabe cuándo ocurrirá.

    Siempre listos

    "Desde que era chiquitito me acuerdo que mis papás nos acostaban con ropa porque decían que iba a venir algo. A los 30 años me tocó vivir el terremoto en Concepción y me vengo otra vez a mi tierra y lo del terremoto se rumorea de nuevo", repasó Manuel Villalobos. El futbolista de Deportes Iquique cree que la gente de la ciudad está tranquila, aunque "tomando los resguardos que corresponden". Él, al igual que Juan Flores, ya decretó dónde se tiene que juntar con su familia si sucede algo. Desde su punto de vista, los iquiqueños están informados respecto de lo que tienen que hacer si hay un terremoto y un tsunami.

    Es el caso de Eduardo Ramírez, de 23 años, cuya madre tiene en su auto un bolso con enseres. A él las sirenas de emergencia no le asustan. Al contrario, lo tranquilizan porque significan que hay que ponerse a salvo.

  • Experto reconoció que la situación no es normal

    Geógrafo de la UC llamó a las autoriddes a aclarar las dudas de la población y a la comunidad a que tome medidas.

    Ya son más de 300 sismos los que se han registrado en el norte del país durante la última semana, tras el movimiento de 6,7° Richter que el pasado domingo 16 sacudió a la región de Tarapacá. Sólo hasta la tarde de ayer se habían producido al menos cuatro sismos de una magnitud superior a los 4,0° en la escala Richter. Es por esto que el geógrafo de la Universidad Católica, Pablo Osses, señaló a SoyIquique.cl, que la ciudad está pasando por "una situación especial, que es difícil encontrarla muy seguido".

    Para el docente, el terremoto del año 2005 que sacudió a la región y el de Tocopilla en 2007 sólo liberaron una parte de la energía acumulada. Agregó que la historia muestra terremotos o sismos cercanos a los 8 grados con una recurrencia de cerca de 100 a 150 años, "y ahora estamos en ese periodo, cercano a los 150 años, por lo que hay que estar preparados" para cualquier escenario.

    El científico además comentó que las comunidades de Iquique y Arica deben aclarar sus dudas a la brevedad, ya que el peor escenario que se espera es un sismo superior a los 8,5° Richter con posterior maremoto. Osses advirtió que las autoridades deben revisar sus protocolos e instrumentos ante un movimiento, mientras que la comunidad debe resolver sus dudas, como saber hacia dónde evacuar, si debe subir al piso más alto o salir del edificio, y cómo hacerlo lo antes posible.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24