• Los chilenos también recordaron al Rey del Pop

    Minuto de silencio, lágrimas, velas Led y globos blancos. El homenaje criollo a Michael Jackson congregó ayer a cerca de 70 fanáticos.

    Ayer, por aproximadamente dos horas, el extremo norte del Parque Bustamante se transformó en el rancho de Neverland. Allí, junto al monumento a Manuel Rodríguez, cerca de 70 personas llegaron a homenajear a su propio héroe, a cinco años de su partida de este mundo.

    "Hoy fue un día muy malo para la mayoría de nosotros", comenzó diciendo a viva voz Javier Rodríguez (el administrador de un grupo de baile inspirado en Michael Jackson) para dar inicio al tributo que le dieron al fallecido artista sus fans criollos. Tal como ocurrió ayer en diversas ciudades del planeta, y pese al frío del atardecer capitalino, los seguidores nacionales del Rey del Pop decidieron pasar juntos el trance y recordar a su ídolo con sus canciones y anécdotas personales.

    Así, tras un minuto de silencio, el grupo -en su mayoría veinteañeras y jóvenes caracterizados como "Jacko"- lanzó al aire decenas de globos blancos, que llevaban escritos en su superficie sentidos mensajes dedicados al ídolo. Las imágenes que siguieron fueron conmovedoras: algunos jóvenes comenzaron a llorar y abrazarse, para luego entonar juntos himnos como "Billie Jean" y "We are the world", el tema que grabó Jackson junto a otras estrellas en 1985.

    "Ojalá podamos aprender algo de la muerte de Michael. "La vida es muy corta, nadie tiene la vida comprada", continuó reflexionando Javier Rodríguez. "Las canciones están pero se extraña su presencia, saber de él, verlo en las noticias por alguna de sus locuras", comentó después a hoyxhoy Priscila Cabrera, la presidente del fan club oficial del Rey del Pop y responsable de congregar ayer al grupo.

    Tras los globos y las lágrimas vino la segunda parte del tributo, más alegre que la primera, con los dobles de Michael luciendo sus mejores pasos mientras el resto encendía luces Led. Según explicó Cabrera, la Municipalidad no les autorizó usar de las velas corrientes.

  • A los 98 años murió "el feo"

    Eli Wallach se lució en filmes como "El Padrino III" y "El bueno, el malo y el feo".

    "Adondequiera que voy, alguien me reconoce por "El bueno, el malo y el feo" y empieza a silbarme la canción", contó en una entrevista de 2003 Eli Wallach, quien falleció el martes pasado a los 98 años. Así lo confirmó ayer el hijo del elogiado actor estadounidense, quien pese a su extensa y destacada carrera en cine y teatro, para la mayoría será siempre recordado por su papel de Tuco, "el feo", en el mencionado spaghetti western de Sergio Leone.

    Pero Wallach fue mucho má que el "feo". Tras un exitoso inicio actoral en Broadway, debutó en el cine con la polémica "Baby doll" (1956), que le valió un premio BAFTA y una nominación al Globo de Oro. Le siguieron participaciones en clásicos como "Los magníficos siete" (1960), "Los inadaptados" (1961) -película escrita por Arthur Miller y protagonizada por Marilyn Monroe y Clark Gable- "Lord Jim" (1964) y "El Padrino III" (1990), donde interpretó al recordado Don Altobello.

    Pese a su avanzada edad, Wallach siguió actuando en los últimos años en filmes como "Río místico" (2003) o "Wall Street 2: El dinero nunca duerme", estrenada en 2010, un año antes que recibiera el Oscar honorífico de parte de la Academia.

    Junto con esto, se le recuerda como uno de los fundadores del Actors Studio -junto con colegas como Marlon Brando y Karl Malden- y uno de los pioneros del "método", aquella forma de interpretación en que los actores recurren a sus propios recuerdos para reproducir las emociones del personaje.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24