Viernes, 08 de Abril de 2016
  • La emotiva historia del surfista chileno no vidente

    Lucas Retamales participará por segunda vez consecutiva en el Campeonato Mundial de Surf Adaptado, en California. Pese a los obstáculos que le ha puesto el destino, logró instalarse en la elite del deporte acuático.

    Pamela Serey A.

    U n guerrero. Así se puede definir a Lucas Retamales, un joven de 15 años que vive en Viña del Mar, es no vidente y se dedica al surf.

    Su situación de discapacidad es de nacimiento y fue de la mano de la Fundación Andes Mágico que tuvo su primer acercamiento con el deporte acuático. "Me llevaban a terapias como 4 veces al año", dijo a hoyxhoy.

    La sensación de estar en el mar fue lo que lo enamoró. Sentir el ruido del agua y el remar hacia la ola hizo que fuese una experiencia inolvidable y que quería repetir.

    Por casualidad, en un campamento, conoció a Stephanie Araya el verano de 2015. Ella tiene una escuela de surf y lo invitó a practicar el deporte de forma más constante. Por su puesto que él tomó la invitación y se convirtió en un surfista profesional.

    "Nos conocimos en Pichilemu. Ella me contó que era de Viña y como yo también era de acá nos contactamos. La Stefy tiene una escuela en Concón y ahora entreno casi todos los fines de semanas ahí", relató. En la semana también aprovecha sus ratos libres para practicar, pues según confiesa esa es la clave del éxito. "La primera vez que practiqué me pude parar altiro en la tabla. No me costó nada y me encanta", comentó.

    Parece un relato fácil, pero la verdad es que mantener el equilibrio es complejo. Se necesita una postura especial de los pies, flectar las rodillas y también los brazos al costado del cuerpo. Todo eso debe ser sincronizado para no perder el equilibrio sobre la ola que se mueve sin compasión. A eso se suma que se debe poner de pie (sobre la tabla) en el momento justo para no ser sobrepasado por la fuerza natural del mar.

    Eso sí, en su caso, comenzó con la ayuda de un instructor que le sostenía la tabla. Después logró independizarse de él y ahora sólo recibe instrucciones verbales. Todo eso lo logró trabajando un año de forma constante en la escuela de Concón.

    El éxito

    El camino no fue fácil. Cuando ya parecía que todo andaba perfecto y que su talento lo llevaba a la cima del deporte acuático, el tsunami que se produjo en septiembre de 2015 destruyó la escuela, donde él tenía todos sus implementos.

    Fue un momento complejo, el mar se llevaba también sus ilusiones de seguir creciendo como deportista. Sin embargo, su auspiciador Maui And Sons lo ayudó con implementación y Leonardo Farkas puso un millón de pesos a través de una transferencia bancaria y Retamales pudo hacer historia.

    Ese mismo mes, se convirtió en el primer chileno en participar en el Campeonato Mundial de Surf Adaptado de la ISA (Asociación Internacional de Surf) realizado en La Jolla, California. "Quedé entre los 25 mejores. Eran como 50 países. Mi nivel es bueno. De hecho había casi puros adultos, yo era el más chico. Sacaba ventaja por mi resistencia física", agregó.

    "Creo que ese momento fue el más emocionante en lo que va de la carrera de Lucas como surfista. La playa lo ovacionó, el relato del comentarista de la ISA fue muy emotivo y la imagen se viralizó inmediatamente. Al día siguiente llegaron chilenos de varios lados de USA a sacarse fotos con Lucas y nos comentaron que el video se reprodujo hasta en la televisión china. Así que muy felices", comentó Francisco Retamales, padre y manager de Lucas.

    Situación que se podrá repetir, pues el fin de semana pasado ganó el campeonato de surf Playa La Boca de Concón y obtuvo el primer lugar de su categoría. Debido a eso volverá a representar a Chile en el mundial que se disputará en California. Según contó su mamá, Fabiola Galarce, allá competirá con otros 10 riders que tienen distintas discapacidades. Y Lucas será el único no vidente del grupo. "Está feliz", anunció. Sin embargo, nuevamente tienen el problema económico. "Todavía no sé cómo lo vamos a financiar, pero tenemos tiempo para encontrar la fórmula", añadió.

    Ella sólo desea que su hijo cumpla sus sueños. Y esta vez también lo apoyarán. Él decidió dedicarse a esto. "Nosotros no le dijimos nada, sólo lo apoyamos en sus determinaciones", aclaró.

    Ahora, Lucas continúa con sus clases y asegura que en cada tiempo libre tomará su tabla para llegar preparado de la mejor forma al mundial.

  • Retamales se negó a ser maratonista

    La madre de Lucas Retamales lo motivó para que se dedicara a correr. Esto, porque ella veía en Cristián Valenzuela un ejemplo que podía continuar su hijo.

    Sin embargo, él siempre se negó. No le gustaba correr. "No quería y decidió dedicarse al surf. Eso le gustó", dijo la mamá. Eso sí, reconoció que de todas formas está orgullosa de los logros que ha obtenido Lucas, "terminó corriendo olas", comentó sonriente.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32